¿Tu imagen profesional es un caos? Guía para unificar los materiales de tu marca


Me cuelo en el blog de mi gran compañera Carmen M Rodrigo, con la que he trabajado conjuntamente en algunos proyectos muy emocionantes (tiene un don para plasmar el estilo de una marca al canal web, te lo aseguro). Aprovecho que me ha hecho el hueco para darle las gracias y así poder ayudarte con la imagen de tus materiales de marca 🙂


Cada mañana te pones a trabajar en incontables formatos.

Escribes en Word, publicas en redes sociales, preparas una presentación en Power Point, escribes un artículo para tu Blog, respondes emails,…

Si te paras un momento a pensarlo, la mayor parte de tu tiempo de trabajo seguro que lo inviertes escribiendo y plasmando tu conocimiento. Creando contenido para tu audiencia, preparando talleres para tus alumnos o ayudando a tus clientes.

Cuando encuentras a alguien desconocido en internet, lo primero que te viene a la mente es curiosidad.

Imagina que encuentras en Facebook a un tal Pepito Pérez porque ha publicado un comentario en uno de tus grupos de emprendedores digitales. Entras a su perfil personal y lees que es Psicoterapeuta. No sabes lo que es exactamente, así que entras a la web que lees en su biografía de Facebook.

Llegas a una web que no tiene su nombre, el diseño es simple y los títulos son gigantes, tampoco lo ves a él en ninguna parte.

La única información que encuentras es un regalo: vas a recibir un libro digital sobre creencias limitantes si dejas el nombre de tu correo electrónico y te suscribes.

Aquí pueden pasar dos cosas: o te suscribes, o te vas de ahí cerrando la pestaña del navegador.

La consecuencia es que no has encontrado más sobre Pepito Pérez y has perdido el interés en él.

Ni siquiera sabes si Pepito Pérez, Psicoterapeuta en Facebook, es el autor de esa web que has visitado, porque su página de Facebook no tenía nada que ver con su web.

Viendo esta historia con perspectiva y sin imágenes, podríamos llegar a muchas conclusiones.

Pensaríamos en algunos errores: ha faltado más texto informativo en la web, no ha puesto fotografías suyas en la web, el dominio no reflejaba que era suya, etc.

Pero, ¿y si te dijera que el problema de esta historia ha sido su diseño? Probablemente no me creerías, así que matizaré.

Si Pepito Pérez hubiese usado (solamente) los mismos colores tanto en su Facebook como en su web, otro gallo cantaría.

Quizá al entrar en su web desde Facebook, habríamos percibido de forma indirecta que estamos en su casa digital. Y para saber más sobre él, puede que te hubieses suscrito. Pero no lo tenías claro.

El diseño es algo instantáneo y lo detectamos de forma automática, casi sin darnos cuenta.

Puede que solo con el detalle de los colores en ambos sitios (en su Facebook y en su web), habrías reconocido al tal Pepito y lo habrías identificado de forma automática por la estética similar en los dos soportes. Habrías intuido que esa web es suya aunque no lo escribiera por ninguna parte.

Prestarle atención a estos detalles visuales es lo que hace que tu audiencia te reconozca y entienda en una segunda lectura que eres tú quien está detrás.

Porque todo lo que produces como marca está plasmado en internet y los materiales digitales son desde tu portada de facebook hasta tu firma de email.

Todo lo que trabajas diariamente es lo que produces y es muy recomendable tener una coherencia visual en todas estas aplicaciones de tu marca.

Y pensarás: “Menudo peñazo ahora, tener que diseñar todo lo que hago.”

Te diré: igual que le prestas atención al diseño de tu web, ¿no crees que todo lo demás debería también de tener esa coherencia?

No solo te sirve para que te reconozca tu público, sino también para proyectar profesionalidad cuidando los detalles de todos los rincones donde te puede encontrar tu cliente.

Es más importante incluso si solo te mueves en el canal online para vender tus servicios como profesional, porque es el único sitio donde te van a encontrar.

La coherencia de todo lo que produce tu marca en internet se consigue con un estilo unificado de colores, gráficos y tipografías. Carmen y yo hemos trabajado juntas en proyectos muy chulos para clientes (ella con la parte web y yo con la parte de imagen y materiales) y hemos conseguido unos resultados increíbles porque todo lo que podías encontrar en internet de ese profesional estaba unificado visualmente.

Normalmente mis clientes antes de pasar por mi servicio usan el logo que tienen para ponerlo en todas las cabeceras de sus fichas, hojas de trabajo, módulos de sus cursos, portadas o presentaciones. Se olvidan de que el logo no funciona por sí solo y no saben cómo juntar ese caos visual de todos sus materiales en un estilo coherente.

Por eso voy a facilitarte este proceso para que a partir de ahora tengas presente una técnica rápida y fácil para unificar los contenidos de tus materiales.

Crear una guía de estilo

Empieza por guardar en una hoja (en Word o en un documento de google) las tipografías que usas y los colores de tu logo.

Esta hoja será la guía rápida y visual de tu marca. Tu hoja de ruta salvavidas para diseñar cada vez que produzcas nuevo material.

 Tus colores

No voy a explicarte el rollo sobre los códigos de color, pero está bien que sepas que existen tres “lenguajes” o identificaciones para un mismo color:

  • RGB (para web)
  • CMYK (para impresión)
  • HEX (hexadecimal).

Normalmente para la web usamos el hexadecimal para identificar un color, pero en ocasiones necesitamos saber el código RGB también para usarlo en un documento de Word (porque te pide el color con 3 numeraciones: red, green, blue).

Por eso, en nuestra hoja de estilo aprovecharemos para escribir los 3 códigos de un mismo color.

Pongamos que tu logo es de color verde, rojo y morado. Antes de ponernos a buscar el código de color de cada uno, elige el color más visible de los tres y conviértelo en tu color principal de marca.

Supongamos que el color más visible en tu logo, de tus 3 colores, es el verde. ¿Cómo podemos identificar este color en nuestra hoja de estilo?

Descubriendo su matiz, su código de identificación.

Normalmente el diseñador que hace un logo suele proporcionar al cliente estos 3 códigos de color, por lo que seguramente tengas ya algunos de los códigos de tus colores.

Si por lo que fuera te lo hiciste tú y no encuentras una manera de saber esa numeración, puedes instalar una extensión en tu navegador de Chrome llamada ColorZilla, con la que puedes ver en tu mismo logo de la web cuál es exactamente el código de tu color.

Para saber cuál es tu código de color en estos 3 lenguajes (hexadecimal, RGB o CMYK) puedes ver su equivalencia en esta web.

Supongamos que tenemos un verde como color corporativo y lo representamos así:

HEX: #4bd64b
RGB: 75, 214,75
CMYK: 65,0,65,16

Ya tenemos nuestro color corporativo principal y podemos hacer lo mismo con los otros 2 colores de tu logo, el rojo y el morado.

VERDE PRINCIPAL

HEX: #4bd64b
RGB: 75, 214,75
CMYK: 65,0,65,16

ROJO

HEX: #dd5d5d
RGB: 221,93,93
CMYK: 0,58,58,13

MORADO

HEX: #8f4bd6
RGB: 143,75,214
CMYK: 33,65,0,16

 

El rojo y el morado serán los colores secundarios o alternativos que podrás usar solo en determinadas zonas de tus contenidos, sin que lleguen a tener tanta importancia como el verde principal.

 Tipografías

¿Cuál es la tipografía que sueles usar en tus materiales de marca?

Si vas improvisando sobre la marcha en cada contenido que escribes, es hora de elegir una y dejar de marear la perdiz.

Cuando tienes una marca profesional puedes combinar 2 o incluso 3 tipografías, pero es recomendable comenzar solamente con una para que tu audiencia empiece a identificarte solo con esa.

¿Por casualidad tu logo es tipográfico y usas una fuente legible? Si así es, comienza a usar esa tipografía para los textos de tus Ebooks, guías descargables, hojas de trabajo o presentaciones que estés preparando.

Si no tienes una tipografía principal, puedes buscar en Google Fonts una que te inspire y empezar a usarla en todos tus materiales, siempre y cuando nunca la cambies.

No hay una regla de oro para adivinar cuál es la fuente que mejor funciona y depende mucho de la personalidad de tu marca (de hecho, podría escribir un megapost sobre el tema), pero hay 3 tipografías muy legibles y sencillas con las que es muy difícil equivocarse:

Puedes descargarlas gratis en Google Fonts y usarlas para tu web también.

Lo mejor de esta selección es que cada una de ellas cuenta con una familia tipográfica, que son versiones de grosor dentro de un mismo estilo de letra y con ellas puedes ir variando en tus títulos, subtítulos, frases a destacar, etc.

 Tu estilo gráfico

Los colores y las tipografías importan, aunque es tu propio estilo lo que marcará tu diferencia.

Puedes tener los mismos colores o usar la misma tipografía que otra marca. El estilo de tus imágenes, de tus iconografía o de tu tono de voz al escribir serán las piezas que compondrán ese estilo que te diferenciará de ese otro profesional.

Existen algunos patrones visuales que nuestro cerebro asocia rápidamente sin darnos cuenta; las formas rectas nos incitan seguridad o fortaleza mientras las redondeadas solemos asociarlas con lo accesible o lo cercano, por ejemplo.

Es difícil explicar cómo encontrar tu estilo propio porque viene dado por varios factores a tener en cuenta por el diseñador, pero para empezar puedes ir prestándole atención a tu estilo fotográfico o a los iconos que usas en todos tus materiales y en tu web.

 

Ya tienes tu hoja de ruta visual

Siguiendo estos pasos ya tienes la guía con las pautas básicas visuales en las que puedes guiarte cada vez que vayas a crear nuevo contenido.

Si por casualidad estás ahora creando tu nuevo Ebook, tengo preparada una guía práctica muy interesante, en la que te enseño a diseñar y maquetar con Canva y Word sin complicaciones.

Dentro encontrarás una plantilla prediseñada en Word y varios tutoriales en vídeo para diseñar la portada de tu libro digital. Puedes encontrar la guía en este enlace.

El orden y la sencillez son dos conceptos clave en diseño. Comienza evitando ese caos visual y recuerda crear esta guía básica con los colores y tipografías de tu marca.

Tenla presente en cualquier momento para seguir las pautas todos los días en cada nuevo material que produzcas. Te aseguro que te ahorrarás algún que otro quebradero de cabeza siguiendo estas reglas gráficas.


¿Tú ya tienes unificados los materiales de tu marca? Cuéntamelo en los comentarios 🙂

 

Elena Altuna
hola@elenaaltuna.com

Diseño de imagen gráfica y materiales para marcas humanas. Ayudo a profesionales del crecimiento personal y profesional a crear la imagen de su marca y los materiales de sus formaciones online.

1Comentario

Publica un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies