¿Necesito 1000 suscriptores para empezar a vender online?

Elvis está vivo, Walt Disney fue congelado con la esperanza de que lo resucitaran algún día, Ricky Martín y la mermelada….

Existen mil y una leyendas urbanas sobre cualquier persona y sobre cualquier tema.

Y como los emprendedores digitales no nos quedamos atrás en nada, por nuestro mundillo también circulan unas cuantas.

Una de las que más he oído repetir por aquí y por allá es que hace falta una lista de mínimo 1000 suscriptores para que un negocio online sea rentable.

¿Pero es cierto? ¿Es esa la cifra mágica a la que todos deberíamos aspirar si queremos vivir de nuestro negocio online? ¿O es una leyenda urbana más?

Los partidarios de esta cifra afirman que teniendo en cuenta los porcentajes de conversión de suscriptores en clientes, con una lista menor a 1000 suscriptores es casi imposible tener un negocio rentable. Los detractores afirman que no importa el tamaño, lo importante es la relación genuina que establezcas con tus lectores a través del email marketing.

¿Quién tiene razón?

Estas últimas semanas hemos estado hablando mucho de email marketing, por eso he querido seguir profundizando sobre el tema y charlar con algunas emprendedoras de sectores muy distintos que están por encima de esa cifra para que nos cuenten su experiencia y si realmente superar la barrera cambió sus negocios.

¿Cuánto les costó alcanzar la deseada cifra? ¿Qué influencia ha tenido sobre su negocio? ¿Qué estrategias siguieron para conseguirlo?

Todas las respuestas las tienes aquí:

 Ana Sastre – Experta en marketing para profesionales del Bienestar y el Desarrollo Personal en marketinglibelula.com

Tardé bastante en construir una lista de más de 1000 suscriptores, como un año y 2 meses, pero como siempre he vendido bien no era algo prioritario. La especialización fue claramente lo que le dio un empujón a mi newsletter, ¡el cambio que di en mi web con el mensaje y contenidos la hizo subir muchísimo! Desde que he superado los 1000 suscriptores mis ventas han crecido proporcionalmente a lo que tenía, porque yo siempre he sido buena vendiendo servicios de tú a tú. Es decir, antes facturaba bien, y ahora no sólo eso, sino que lleno la agenda de mentorías del año en 15 días de enero…Pero soy sincera, para mí, antes va saber vender que tener muchos suscriptores.

La lista de suscriptores me facilita muchísimo la comunicación con mis clientes y potenciales clientes. Sé que haciendo el mismo trabajo 1 a 1 se vende, y yo empecé haciéndolo así  (das un poco de valor sin pedir nada, luego la persona se interesa por ti, y le ofreces tus servicios). Con email marketing puedo seguir este proceso con miles de personas a la vez, y aunque es más frío que hacerlo en persona requiere menos energía y por pura estadística consigues ventas más rápido. Además, uniéndolo con una captación de suscriptores segmentada, automatización e infoproductos puedes vender 100 % en automático, lo cual es genial.

Para los que todavía se lo están pensando, mi consejo es que no tardes en hacer tu lista de suscriptores, incluso hazla antes que tu web si no tienes. Mete en ella a antiguos alumnos, clientes… y fidelizarlos enviando cierta información útil regularmente (no sólo les envíes información de venta). Lo importante es establecer una relación. Y sí, claro, ofrece algún servicio que también es importante. También te diría que pusieras algún contenido en texto, audio o vídeo de valor de regalo y lo anuncies en tu web. La gente está aburrida de suscribirse a blogs pero le gustan las guías y cursos gratuitos 😉

 Beatriz Mora – Enseña a profesores de español a dar clases online en ensenandoespanolonline.com

Conseguí superar los 1000 suscriptores en aproximadamente 5 meses desde que lancé el proyecto, y lo que mejor me funcionó fue que me hicieran entrevistas y aparecer en otros blogs, además de algunas campañas en Facebook Ads que dieron buenos resultados. Desde que superé esa cifra la cantidad de trabajo es mayor y tengo que dedicar mucho más tiempo al correo y a atender a los clientes. Como consecuencia, el número de ventas aumenta y lo que más noto es que han crecido bastante los ingresos pasivos.

En mi caso, tengo un porcentaje bastante alto de clientes en cuanto al número de suscriptores. Y al pasar la cifra de 1500 suscritos he notado un volumen de trabajo mucho mayor, e incluso tuve que ampliar mi equipo.

Para mí la newsletter y mi lista de suscriptores dentro de la estrategia de marketing es fundamental. Estoy vendiendo gracias a mi newsletter de forma regular y es muy bueno tener una secuencia de emails automáticos, ya que así tus posibles clientes van conociendo tu forma de trabajar y tus productos. Normalmente, incluso, un porcentaje elevado de suscriptores me responden a los correos que envío y así consigo vender bastante

Además cuando hago promociones normalmente no las publico por lo que solo las reciben mis suscriptores. Cuando hay una oferta puntual con fecha de finalización y envío el correo para recordar que se va a terminar siempre se produce alguna venta. Pienso que actualmente es la herramienta que mejor me está funcionando.

Alguien que está empezando a crear su lista creo que debe primero crear una buena estrategia para que así todo tenga un sentido. Quiero decir, pensar muy bien en el lead magnet y en todos los correos automáticos que van a recibir para que así todo conduzca a este nuevo suscriptor al embudo de venta que tú quieres.

También aconsejo que los correos sean muy personales para que así se sientan cercanos y te conozcan. Esto funciona muy bien porque para comprar siempre necesitamos que el creador nos dé confianza.

 Anna Simonet – Deco Coaching para entender tu casa y hacerla tuya en annaand.co

Conseguí construir una lista de 1000 suscriptores en creo que unos 6 o 8 meses sin mucho push ni muchas acciones. Una semana, un post del blog salió publicado en una plataforma de mi sector, era en un momento en el que empezaba mi estrategia de email marketing. Justo en aquel post explicaba esta estrategia, decía el contenido que iba a dar en la newsletter y creo recordar que se me apuntaron como 600 personas en una semana. Fue mucha suerte y también resultado de un buen contenido.

No sabría decir si el aumento de ventas que tuve desde que superé esa cifra está directamente relacionado porque estaba haciendo muchas otras acciones. No hago casi nunca promoción de mis servicios en la newsletter y te diría que mis clientes son en un 30% de mi newsletter o más porque sé también que mis clientes vienen algunos recomendados por algunas lectoras que seguramente están en mi lista. Lo que sí noté es un cambio en mí. Si sabes que vas a mandar a más de mil personas algo, como que te lo piensas, planificas y piensas más “en grande”. Además, te lo tomas más en serio, la constancia se vuelve una prioridad.

También, ahora, tengo mucho feedback, gente que me dice gracias, que se preocupa si no recibe la newsletter, que me da su opinión, me deja un comentario. Y si hago una encuesta, si quiero saber qué tema les parece más interesante, pregunto y tengo respuestas de vuelta 🙂 Este feedback es para mi energía devuelta, un motor para crear más cosas y también es una buena brújula.

Mi newsletter y mi lista de suscriptores tiene una gran importancia dentro de la estrategia de marketing. Cuido mucho a mi lista. Intengo mandar únicamente contenido fresco, de valor. Me falta desarrollar un plan más elaborado, más automatizado y planificado también. Crear algo nuevo para el blog y a parte algo nuevo para la newsletter cada semana no es del todo viable. Tampoco quiero agobiar a mis suscriptores (la mayoría son mujeres) con ejercicios y artículos que no tengan tiempo de leer y aplicar. Ni quiero sólo mandar un email que dice “esto es lo que hay en el blog esta semana”, y me parece un pelín aburrido. De momento, mando una mezcla de contenidos exclusivos, ejercicios que sueñen salir después en el blog, reflexiones sobre deco coaching, diseño, decoración y lifestyle, también a veces comparto un poco de mi vida personal, posts de otras personas que me parecen muy interesantes y relevantes, anuncio novedades, y envío a los contenidos especiales en primicia como por ejemplo, la guía de Navidad, mis suscriptoras la recibieron antes que nadie. Alguna vez he mandado un descuento pero no me siento del todo cómoda con esto. También a veces organizo un sorteo. Les tengo mucho cariño a mis lectoras de la newsletter -que en mi caso tiene nombre propio, se llama la DECOletter-.

Mi plan no es muy estratégico, estoy trabajando en ello, me cuesta encontrarme a gusto promocionando en la DECOletter. Me han dicho de encontrar equilibrio entre lo que quiero y lo que sería un poco más agresivo. No sé si me convence. La verdad es que creo que si a la gente le gusta mi contenido, le gusta lo que hago y enseño, ya me contactarán si quieren o me recomendarán. Bueno, yo como usuaria, funciono así.

No sé si estoy en una posición de dar consejos, más bien de escucharlos y aplicar. Existen profesionales expertas en email marketing que sabrán mil veces más que yo. Sin embargo, voy a dar un consejo que quizás sea la antítesis de los consejos que se dan para crear listas. Es muy personal, quedáis avisados. Mi consejo sería hacer lo que a ti te parezca bien, realizar acciones acordes con quién eres y con tus valores, dar un buen contenido de verdad y hacer las cosas con sentido y consciencia. La gente sabe a través del contenido si lo que haces les transmite algo, les enseña algo, les es útil, no hace falta regalar tantas cosas a cambio de email. Puede parecer un poco demasiado idealizado pero oye, si yo creo un contenido que quiero regalar porque de verdad quiero que mis lectoras tengan una experiencia “deco coaching”, lo regalo de verdad. No me des tu email por ello. Después de leer y probar esta experiencia, ya verás si te ha gustado y si te ha dado resultados. Si es que sí, la gente se apuntará para no perderse nada; si no, ¿para qué recibir mi contenido? ¿Por si en algún momento vuelve a abrir mis emails después de meses sin abrir? Quiero que mi comunidad esté feliz de ser parte de mi comunidad que llamo yo el CLUB deco coaching y quiero que tenga ganas de participar por sí sóla. El crecimiento es más lento así, eso es cierto pero es cuestión de valores y de autenticidad.

 Arantxa R. – Profesora de crochet en manosconalma.com

Tardé alrededor de medio año en llegar a los 1000 suscriptores, y en gran parte fue gracias al hecho de regalar mi ebook “5 errores de principiantes” y un sistema que me permitía captar suscriptores con un pop-up.

Al superar esa cifra no percibí un gran aumento de ventas o números de clientes, probablemente porque no he creado desde el principio una lista optimizada de suscriptores/clientes. Por lo visto es un error muy común. Pero para mí es muy importante tenerlos y poder dirigirme a ellos casi directamente. Cuando lanzo una venta, mis suscriptores tienen un precio especial, y esto ayuda a la hora de realizar la compra por su parte.

Si vas a empezar a crear tu lista de suscriptores o quieres darle un un buen impulso, mi consejo es que les ofrezcas algo que tenga valor y que los mimes. No sólo están ahí para que les enviemos correos comerciales, también regálales algo, que se sientan especiales.


¿Qué te han parecido las experiencias de estas emprendedoras? ¿Qué importancia tiene tu lista de suscripción en tu negocio? Te espero en los comentarios para seguir charlando 🙂

Carmen M. Rodrigo
hola@carmenmrodrigo.com

Periodista de formación y diseñadora web por vocación. Ayudo a emprendedores y pequeñas empresas a crear el cóctel perfecto entre diseño y comunicación para poner en marcha el campamento base de su negocio en internet.

10 Comentarios
  • Ire Martín
    Publicado a las 11:19h, 23 febrero Responder

    ¡Pues a por los 1000 que vamos!

  • Conchi
    Publicado a las 16:34h, 23 febrero Responder

    Hola Carmen,

    Pues diría que una de las claves no está sólo en la construcción de la lista, sino también en que esta construcción sea de calidad. O sea, que tengas un sistema que discrimine y seleccione para tu newsletter a personas realmente interesadas en crear una relación contigo y con tu marca, porque les gusta lo que cuentas y les resulta útil. Para ello, pensar y diseñar un lead magnet estratégico es un plus porque te ayuda a segmentar a tu público y hace que los suscriptores que consigues, sean de calidad. O lo que es lo mismo, de esos que después rompen con las estadísticas, porque se salen por lo alto 😉

    Muy interesante las distintas experiencias y mucho de lo que aprender.

    Un saludo enorme.

    • Carmen M. Rodrigo
      Publicado a las 17:31h, 28 febrero Responder

      ¡Hola Conchi!

      Totalmente de acuerdo. Por eso me plantee escribir este artículo y contar con gente que ya ha llegado ahí. A veces creo que nos centramos mucho en alcanzar X cifra “porque es lo que hay que hacer” y nos perdemos un poco en cómo y por qué lo hacemos. Un número por sí mismo no significa nada, lo que importa es la estrategia y todo lo que hay detrás de este.

      Gracias por siempre aportar valor con tus comentarios 🙂

      Un abrazo.

  • Nazaret Barreto
    Publicado a las 13:43h, 24 febrero Responder

    Hola Carmen,

    La cosa está en que quien se suscriba realmente esté interesado en tu contenido. ¿No? Si no, el número no significará venta. O así lo entiendo.

    Un abrazo.

    • Carmen M. Rodrigo
      Publicado a las 17:32h, 28 febrero Responder

      Exactamente. Que la calidad nunca quede comprometida por la cantidad. Suscribo cada una de tus palabras, Nazaret 🙂

  • Vero
    Publicado a las 14:31h, 24 febrero Responder

    Hola Carmen☺

    Gracias por hacer posts como este, ayudan a aclarar dudas y a pasar a la acción.

    Sobre el núm. de suscriptores pienso que teniendo un planning bien estructurado de:

    Qué objetivo quieres
    A qué personas llegar( público objetivo/ideal)
    Tener una estrategia
    Más un incentivo

    Ayuda a llegar a eso 1000 o más suscriptores.

    Decir que estoy de lleno con el planning + rediseño web. Y lo que me tiene más con la cabeza dando vueltas, es el incentivo, nosé que ofrecer siendo diseñadora gráfica de logotipos (seguiré pensando)

    Abrazos desde Mallorca.

    • Carmen M. Rodrigo
      Publicado a las 17:36h, 28 febrero Responder

      Muchas gracias por tu comentario, Vero 🙂

      Me alegro de que te haya aclarado algunas dudas.

      Respecto a tu lead magnet, podría ser interesante que hicieras una guía para analizar logotipos y a través de X claves saber si es un buen logo, si transmite lo que se espera que transmita, si ha llegado la hora de renovarlo, etc.

      ¿Crees que algo así podría ser útil para tu cliente ideal? :

      Mucho ánimo y espero ver muy pronto tu nueva web 😀

      Un abrazote.

  • Vero
    Publicado a las 08:42h, 02 marzo Responder

    Gracias a ti, Carmen, por la ayuda e información que aportas. Sobre la idea que me das de lead magnet, si puede ser útil, la voy a poner en práctica y te voy contando a ver cómo va!? Pronto la verás?

    Un enorme abrazo.

  • Mariluz
    Publicado a las 15:52h, 02 marzo Responder

    Podría decir que “hasta el infinito y más allá”, pero ahora mismo mi lista de suscriptores es de 32…. Jajajajajajajaja. Ay, no, espera, 31, que estoy yo también, para recibir siempre una prueba.

    ¡Sólo me quedan 968! Yupiiiii.

    Como no defina pronto a un cliente ideal “apañao”, lo llevo crudo.

Publica un comentario