Quiero mi web con WordPress, ¿por dónde empiezo?

Una de las cuestiones más habituales que me llegan por email es: quiero crear mi web en WordPress, pero no tengo ni idea de cómo ponerme a ello, ¿por dónde debo empezar?

Así que me he puesto a teclear como si no hubiera mañana para crear una mini-guía (que al final ha quedado un poco maxi) que te permita organizarlo todo antes de empezar a diseñar tu nueva web en WordPress. ¿Preparado? ¡Empezamos! 🙂

1. Elige el dominio y el alojamiento de tu web

Para tener una web gestionada con WordPress lo primero que necesitamos es comprar nuestra casa y dirección postal en internet, es decir, un alojamiento y un dominio. El dominio, por tanto, es la dirección que escribirán tras las tres w en la barra de navegación para llegar hasta la web y el alojamiento nos permitirá ubicar nuestra plataforma y contenidos en un “espacio físico”.

El dominio

Dependiendo del nombre de nuestro proyecto, elegir un dominio puede ser un proceso rápido y sencillo o convertirse en toda una odisea… Si tienes un nombre muy original y diferenciador, lo vas a tener fácil. Tan sólo debes comprobar que está disponible y en caso afirmativo, ¡comprarlo! Para comprobar la disponibilidad existen herramientas como Domai.nr que te muestra si el dominio que buscas está libre y te sugiere algunas posibilidades en caso de que no lo esté.

Si el nombre de proyecto está formado por palabras muy comunes, seguramente va a ser más complicado que el dominio que habías pensado este libre, así que te va a tocar pensar detenidamente y contemplar diversas opciones (añadir alguna palabra de más, cambiar el orden de las palabras que conforman el nombre…).

Sea como sea, te aconsejo que le eches un vistazo a este artículo con algunos consejos sobre cómo elegir dominio para tu proyecto.

El alojamiento

No te voy a mentir, buscar y contratar un alojamiento no es precisamente una actividad divertida, pero es necesaria para empezar a trabajar con WordPress, así que… ¡allá vamos!

Elegir un buen alojamiento es casi una ciencia. Existen taaaantas opciones en el mercados que puede resultar un poco abrumador. Si puedes, te recomiendo que preguntes a tus conocidos qué servicio tiene y si están satisfechos con él. También que te informes en diversos blogs y páginas, leas opiniones de otros usuarios, etc.

Igualmente, te cuento algunos de los aspectos en los que deberías fijarte a la hora de contratar un alojamiento para que no tengas problemas en el futuro:

  • Número de dominios que permite alojar (en caso de que tengas más de uno, es muy importante tenerlo en cuenta)
  • Transferencia de datos mensual
  • Espacio de disco disponible
  • Opciones de instalación
  • Realización de copias de seguridad periódicas
  • Buena atención al cliente y servicio de soporte
  • Soporte para bases de datos MySQL (WordPress las necesita para funcionar, así que son más que necesarias)

Si quieres profundizar más en este tema y conocer algunas alternativas, puedes leer más sobre los aspectos técnicos a tener en cuenta a la hora de contratar un hosting aquí.

Una vez tenemos claro el dominio y el alojamiento que vamos a contratar tenemos dos opciones:

  1. Contratarlos por separado: Es decir, tener el dominio o dominios registrados en un servicio como Namecheap y después comprar el alojamiento de manera independiente en otro servicio.
  2. Contratarlos juntos: Si no manejas una gran cantidad de dominios, suele ser la opción más sencilla. Casi todos los servicios de alojamiento te ofrecen la posibilidad de gestionar a través de ellos la compra de tus dominios. Es una manera ágil y cómoda de tener todo lo relacionado con tu web en un mismo lugar. Lo único, es que te asegures de que la compañía de alojamiento pone a tu nombre y no al suyo el dominio. Es importantísimo que tú seas el dueño de todo lo referente a tu web.

2. Conoce y ten claro a tu cliente ideal

¡Genial! ¡Primer paso completado! Ya tenemos dominio y alojamiento así que ya toca empezar a pensar de pleno en nuestra web. ¿Empezamos por las imágenes? ¿Por los contenidos?

Nada de eso.

Lo primero es definir a tu cliente ideal. Antes de empezar a pensar en la web, debemos pensar para quién va a ser tu web. Tienes que tener siempre siempre presente que tu web no es para ti.

Tu web es para tus clientes, para los actuales, para los potenciales, pero sobre todo para tu cliente ideal. Ese cliente con el que sueñas trabajar: un cliente que tiene un problema que tú puedes resolver, que está dispuesto a pagar porque alguien resuelva su problema y que además valora tanto tu trabajo que, concretamente, está dispuesto a pagar tu solución a su problema.

Si ya has trabajado con alguien así, puedes usarlo como referencia a la hora de describir a tu cliente ideal y tenerlo presente a lo largo de todo el proceso de creación de tu web. Si todavía no has encontrado al cliente de tus sueños, tendrás que dedicar un poquito más de tiempo a pensar en él. Sea como sea, te recomiendo que dediques las horas que sean necesarias a definir a tu cliente ideal.

Sé que puede ser un poco rollo y que a primera vista puede parecer un paso que puede saltarse sin más. Pero antes de que te lo saltes te lo advierto: ¡no lo hagas!

De definir a la perfección tu cliente ideal va a depender en buena parte el resultado del diseño de tu web. Conocer a tu cliente ideal es el hilo conductor que permite diseñar y desarrollar una web de manera coherente y enfocada a obtener resultados.

3. Define tu imagen corporativa

Si has dedicado tiempo a conocer a tu cliente ideal, el proceso de crear una imagen corporativa va a ser mucho más sencillo.

Pero antes, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de imagen corporativa?

Nos referimos a todos los elementos gráficos que conforman la imagen de marca de tu empresa o proyecto: logotipo, paleta de colores, tipografías…

Todos aquellos elementos visuales que confieren personalidad a tu marca y la hacen única.

Si dejas este proceso en manos de un diseñador gráfico, lo habitual es que te haga entrega al finalizar el trabajo de un manual de imagen corporativa en el que encontrarás todos los elementos que conforman tu marca así como diversas instrucciones sobre cómo usarlos. Guarda este manual como si fuera un tesoro (porque lo es) y tenlo siempre a mano durante el proceso de creación de tu web, ya que va a marcar ciertas directrices a la hora de componer y diseñar la página.

4. Redacta unos textos perfectos, haz una sesión de fotos y/o recopila imágenes que te inspiren

Ya tenemos un cliente al que dirigirnos y una marca estupenda que le va a enamorar. ¿Qué toca ahora? El contenido.

Nos toca poner nuestro cerebro a trabajar a toda máquina para dotar de contenidos espectaculares nuestra nueva web.

Para empezar el proceso, puede que nos ayude comenzar desde lo general y acabar con lo particular. Así, podemos empezar pensando cuántas y cuáles van a ser las secciones de nuestra web, es decir, nuestro menú.

El menú

Recuerda que un buen menú no es le que más apartados tiene. Un buen menú debe ser lo más sencillo posible y permitir de un solo vistazo conocer cómo y dónde está distribuida toda la información a lo largo de toda la página web.

Normalmente es más que suficiente con 6/7 secciones en nuestro menú. Hay algunas secciones imprescindibles que no puedes olvidar como:

  • Inicio
  • Quiénes somos/Sobre Nosotros
  • Servicios
  • Contacto
  • Blog (esta es opcional, pero te la recomiendo tanto como si fuera obligatoria)

También puede ser interesante tener otras secciones como Portfolio, Clientes, Trabajamos juntos… que dependerán en gran medida de tu tipo de proyecto/negocio.

Páginas y su contenido

Una vez definido nuestro menú, prácticamente tendremos delante todas las páginas que va a tener nuestra web (aunque puede que haya alguna más que no aparezca en el menú y que en este momento debemos tener en cuenta).

Así que ahora que tenemos claras nuestras páginas es hora de aportarles contenido. Nos toca poner las manos sobre el teclado y empezar a redactar nuestro mensaje.

Recuerda siempre hablarle a tu cliente ideal. No hables de tus soluciones, sino de sus problemas. No hables sobre lo que sabes hacer, sino de cómo puedes ayudarle…

Haz que tu cliente ideal se sienta identificado con los problemas que describes en cada página y encuentre en tus soluciones la respuesta que andaba buscando a sus necesidades.

Contenido gráfico

Cuando hablamos de contenido de una web, normalmente solemos pensar en los textos que la conforman.

Sin embargo, las fotografías, imágenes, infografías… también forman parte del contenido de nuestra página: son el contenido gráfico.

Es importante durante el proceso de creación de una web plantearnos nuestras necesidades en cuanto a contenido gráfico. Si somos autónomos con un negocio unipersonal centrado en nuestra imagen de marca, casi seguro que vamos a necesitar buenas fotografías nuestras para la nueva web. Así que es hora de programar una sesión de fotos.

Y, por supuesto, si vendemos productos físicos, ya deberíamos tener la cámara en la mano y estar pensando en qué tipo de fotos vamos a crear para incluir en nuestra páginas.

En cambio, si vendemos servicios, también vamos a necesitar imágenes, aunque posible que no necesitemos hacer una sesión de fotos como tal y podamos recurrir a bancos de imágenes para completar el contenido gráfico de nuestra web.

5. Crea esquemas con tus ideas y contenidos

¡Madre mía, cuantos contenidos veo desde aquí!

Se nota que te lo has currado y has preparado unos contenidos geniales (tanto escritos como gráficos) para tu web. ¡Es hora de darles forma!

Esta es, posiblemente, mi parte preferida de diseñar web.

Con tooooodo el material que hemos recopilado delante, ha llegado el momento de combinarlos y crear un diseño único que represente a tu marca y enamore a tus clientes.

Con nuestro manual de imagen corporativa delante, nuestros textos y nuestras imágenes, llega el momento de hacer magia. De combinarlos todos para que formen una única cosa, algo coherente y que te represente a la perfección: tu nueva web.

Para hacerlo, lo mejor es crear bocetos que nos permitan hacernos una primera idea general de cómo vamos a diseñar nuestra web. Hoy en día existen herramientas alucinantes que nos permiten prototipar nuestra página antes de ponerla en marcha, como Invision o Balsamiq. Incluso, si eres amigo de programas de edición de imágenes como Photoshop o Gimp, también pueden utilizarlos para hacer un primer boceto.

Pero debo confesarte algo, mi aplicación preferida es algo más rudimentaria: papel y boli.

Aunque las herramientas que comentábamos hace un momento son espectaculares, para mí lo más sencillo a la hora de hacer un primer boceto y organizar las ideas es ponerme ante una hoja en blanco. Aunque el resultado es mucho más “sucio” me permite ir más rápido a la hora de plasmar lo que tengo en la cabeza.

Una vez organizado lo más básico, sí suelo recurrir a las herramientas tecnológicas para conseguir un acabado más limpio y real. Pero te animo a que empieces por lo básico y vayas complicando la cosa poquito a poco 😉

6. Elige una plantilla que se adapte a tus necesidades / Contrata a un diseñador

Aunque hacer bocetos pueda parecer una pérdida de tiempo, es un paso fundamental si queremos diseñar por nosotros mismos nuestra web. ¿Por qué? Porque nos permite darnos cuenta de las necesidades específicas que vamos a tener. Y eso a su vez nos ayuda a algo fundamental cuando trabajamos con WordPress: elegir una plantilla.

Con nuestros bocetos en la mano, podemos elaborar un listado de características que debe cumplir la plantilla que compremos (sección de portfolio, opción de insertar testimonios, creación de carruseles de imágenes (slides)…) y ponernos a buscar.

A parte de las necesidades concretas que nos presente el diseño de nuestra web, es importante a la hora de elegir plantilla tener en cuenta algunos aspectos básicos que cualquiera debería tener como:

  • Ser responsive – Hoy en día es imprescindible que tu web se adapte a cualquier dispositivo y pueda verse desde tablets y móviles
  • Grandes posibilidades de personalización y edición – Y si incluye un editor visual, mejor que mejor, más sencillo será modificar cualquier elemento
  • Buena atención al cliente y soporte de resolución de dudas – Revisa las opiniones de otros usuarios, la documentación del tema y si el tema tiene algún foro de soporte donde los creadores puedan resolver tus dudas
  • SEO Friendly – Si quieres que tu web sea amiga de Google, intenta tener en cuenta que la plantilla de WordPress te eche una mano con ello y te ayude a posicionar bien tu web

Llegados a este punto también puede que estés pensando en contratar a un diseñador web para que transforme tus ideas en una página web. Si es así te preguntaras, ¿debo seguir tooodos los pasos del proceso?

La respuesta es: sí y no.

Si desde el principio tienes claro que va a ser un diseñador quien se encargue de tu web, en muchas ocasiones es suficiente con hacer desde el punto 1 hasta el 4. Muchos diseñadores se encargan de hacer ellos el prototipo de la web y las secciones e ir mostrándotelo para los posibles cambios que haya que realizar.

Pero si tienes muy claro el diseño y composición de determinadas partes de tu web, no está de más que hagas unos cuantos esquemas (aunque sea a mano alzada) para pasárselos a tu diseñador. Eso puede ayudaros a comenzar a trabajar y poner ideas en común. Además, podrá, de forma más rápida, asesorarte y decirte cómo organizar algunos contenidos para que sean más eficaces y funcionen mejor.

Además, si contratas a un diseñador seguramente puedas olvidarte de tener que buscar una plantilla. Un diseñador web trabaja todos los días con diversas plantillas y seguro sabrá asesorarte sobre la mejor para tu proyecto.

Elijas la opción que elijas, te aseguro que crear una web desde cero es un reto apasionante en el que vas a disfrutar y aprender mucho sobre tu negocio. Además, seguro que va a convertirse en una herramienta esencial en tu proyecto a la hora de comunicar, crecer y conseguir clientes con los que te va a encantar trabajar. ¿Estás preparado para empezar? 🙂

Carmen M. Rodrigo
hola@carmenmrodrigo.com

Periodista de formación y diseñadora web por vocación. Ayudo a emprendedores y pequeñas empresas a crear el cóctel perfecto entre diseño y comunicación para poner en marcha el campamento base de su negocio en internet.

3 Comentarios
  • Glenny
    Publicado a las 12:03h, 25 enero Responder

    Hola Carmen, que placer encontrarte en internet, recién acabo de registrarme a tu lista de contactos, porque me ha parecido claro y ameno lo que publicas y haces. Me gusta la sencillez con la que se puede leer tu web, algo así es lo que deseo ? Estoy con la idea del proyecto de mi web desde el año pasado, pero no consigo ponerme a trabajar en ella, pese a que en octubre compre el dominio y contrate el hosting. Me hace falta hacer el esquema y terminar de decidirme hacia quién voy a dirigir mi trabajo.
    Tratare de hacer paso a paso lo que recomiendas y ver qué sale.
    Tengo dudas sobre la plantilla gratuita que me ofrecen junto con el dominio, si has trabajado algunas vez con Webempresa sabrás que ellos tienen un pack,.
    Estoy entre Génesis y una que se llama intuición (temas) . No quiero invertir de momento en vista de que aún no es un negocio, pero si que me gustaría arrancar con la web para poder empezar a crear contenidos, ya que mi fuerte sería la escritura. Es posible saber cuál plantilla usas?
    Como no se mucho de diseños, aunque hace unos años tenia un blog de blogger, donde publicaba mis experiencias como inmigrantes y trabajos periodísticos, ya que de formación soy periodista… Aunque ahora mismo lo que busco es reinventarme a través de la escritura, que es más que nada lo que me apasiona.

    Gracias de antemano por cualquier consejo que puedas darme y bueno, seguiré pasándome por tu blog para seguir aprendiendo siempre que pueda.

    Que pases un maravilloso día.

    Saludos, Glenny

    • Carmen M. Rodrigo
      Publicado a las 17:17h, 25 enero Responder

      ¡Hola Glenny!

      Muchas gracias por pasarte por aquí y por tus palabras, me alegro mucho de que hayas encontrado contenido útil 🙂

      Respecto a la plantilla, yo personalmente no te recomiendo usar Génesis a menos que tengas nociones básicas de programación.

      Si vas a centrarte en la escritura, hay otras plantillas más sencillas y más fácilmente personalizables que creo que podrían funcionarte muy bien.

      Si puedo echarte un mano con cualquier cosa, no dudes en escribirme por mail 🙂

      Un abrazote grande,
      Carmen

  • Glenny
    Publicado a las 13:53h, 02 marzo Responder

    Muchísimas gracias por tu respuesta Carmen,

    Cualquier cosa te escribo directamente.

    Saludos y gracias por tu ayuda.

    Glenny

Publica un comentario