Algunos trucos de diseño para una newsletter irresistible

Estoy segura de que estás suscrito a unas cuantas newsletters.

Que cada día llegan a tu buzón correos con los últimos artículos de algunos blogs, invitaciones, promociones…

Incluso, puede que seas de los que envían sus propias newsletter.

Y, a pesar de que entre todos enviamos miles y miles al día, cada una es diferente es de las demás. Especialmente, por su contenido. Pero también por su diseño.

¿Qué hace que algunos correos tengan ese toque que tanto gusta y que nos invita a seguir leyendo? 

Para descubrirlo, he analizado unas cuantas newsletters de esas tan apetecibles para contarte algunos trucos de diseño que puedes aplicar a la tuya. Porque al igual que tu web, tus tarjetas de visita, tus redes sociales… es importante que tus newsletter estén alineadas con tu imagen corporativa para que tu comunicación sea más coherente y efectiva.

Ten tu guía de estilo a mano, abre tu servicio de email marketing y… ¡vamos allá!

Aquí van algunos trucos de diseño para convertir tu newsletter en irresistible:

 1. Logo o imagen de cabecera

Es lo primero que van a ver tus suscriptores nada más abrir tu correo. Una imagen que les va a conectar con tu marca y estilo. Puedes optar por diseñarla simplemente con tu logotipo o introducir tu logo acompañado de una foto tuya o alguna otra imagen.

Lo recomendable es que mida unos 600 píxeles de ancho para que se adapte bien a cualquier pantalla y sea agradable dentro de la composición.

Te pongo algunos ejemplos:

 

Como ves, Susana ha optado por centrar su imagen de cabecera en su logo. Por su parte, Maïder ha preferido reforzar su marca personal con su propia imagen presidiendo la newsletter.

 2. Paleta de colores

Como hablábamos, tu newsletter debería ser una extensión más de tu imagen corporativa. Por eso, es importante que incorpore tu paleta de colores. Puedes integrarla de muchas maneras, con pequeños detalles visuales, en el color de los enlaces, en los botones…

En estos dos casos, como ves, Laura López (a la izquierda) ha optado por un diseño minimalista de su newsletter y ha aprovechado los enlaces para meter su rosa corporativo. Por su parte, Marta Falcón, muestra en su cabecera su logo con sus tonos corporativos, pero también aprovecha los botones para mostrar su color secundario.

 3. Fuentes tipográficas

Otro de los elementos esenciales de tu marca son las fuentes tipográficas. Sin embargo, este punto en ocasiones resulta complicado de implementar en una newsletter. Muchos servicios de email marketing como, por ejemplo, Mailchimp tan solo te dan la opción de utilizar una serie de fuentes sugeridas por ellos ya que son las que cumplen los estándares en cuanto a seguridad y legibilidad. Así que en ocasiones nos toca adaptarnos a lo que nuestro servicio ofrece y, simplemente, usar las más similares.

Andrea Amoretti utiliza en su web la fuente Poppins (izquierda), sin embargo, está no se encuentra en Mailchimp y ha recurrido a la clásica Arial para su newsletter (derecha). Como ves, ambas son Sans Serif (de palo seco). Pero para acercar la newsletter a su imagen corporativa, lo que hace muy bien Andrea es incluir el resto de sus tipográfias en forma de imagen. Así pasa con el título “Para aligerar, contar” e, incluso, con el subtítulo “El estilo y las matemáticas”, ambos incrustados como imagen en la newsletter.

 4. Imágenes

No es recomendable recargar la newsletter de imágenes ya que, por defecto, la mayoría de aplicaciones de correo electrónico no las cargan automáticamente, sino que preguntan al usuario si de verdad quiere ver las imágenes del correo.

Sin embargo, usadas con moderación, son un buen recurso que da vida y dinamismo a la newsletter. Incluso, aportan valor al contenido.

 

Las chicas de Extraordinaria usan las imágenes para dar todavía más veracidad a los testimonios que aparecen en el correo. Por su parte, Irene Rodrigo de Te Comunicas, utiliza la imagen como gancho para que sus suscriptores vayan directamente a leer el artículo de la semana en la web.

 5. La firma

Para acabar tu newsletter, un toque de personalidad. Si cuando escribimos una carta, siempre nos despedimos con nuestra firma, ¿por qué no hacer lo mismo con nuestra newsletter? 🙂

Ese toque personal, de hecho a mano, puede convertirse en una marca más de tu imagen, en otra forma de conectar con tu lector.

Te dejo con los ejemplos de Oye Deb y Beatriz Moure, cada uno con su propio estilo y los dos con ese toque especial:


¿Qué dificultades has tenido o estás teniendo a la hora de diseñar tu newsletter? ¿Hay algún consejo que te gustaría incorporar? Cuéntamelo y seguimos hablando en los comentarios 🙂

 

Carmen M. Rodrigo
hola@carmenmrodrigo.com

Periodista de formación y diseñadora web por vocación. Ayudo a emprendedores y pequeñas empresas a crear el cóctel perfecto entre diseño y comunicación para poner en marcha el campamento base de su negocio en internet.

8 Comentarios
  • Ire Martín
    Publicado a las 08:23h, 02 febrero Responder

    Pues mira tú, que me estaba pensando lo de la firma porque me gusta mucho, así que si encima tú lo recomiendas… Pa’lante.
    MUAK!

    • Carmen M. Rodrigo
      Publicado a las 08:39h, 06 febrero Responder

      Oh yeah!

      Es un toque personal que a mí me encanta. Así que si te apetece probarlo ¡a por ello! 🙂

  • Conchi
    Publicado a las 09:13h, 02 febrero Responder

    Hola Carmen,

    Ojo que no es porque sea lo último, ni justo porque coincida con Ire, pero lo de la firma es un recurso que me llama mucho la atención. Me suele llamar la atención y, en mi opinión, le da un toque más personal.

    Uno de los recursos que sí uso y que me gusta es el de las imágenes. No incluyo más que una, dos a lo sumo, pero me da la sensación de que descarga, la hace más relajada, rompe con el texto y sirve para mantener el interés.

    Lo más importante creo que es tener claro cuál es el objetivo de tu newsletter, saber qué quieres conseguir con ella. A partir de ahí, es más sencillo tomar decisiones en cuanto al diseño, ¿no crees?

    Un abrazo.

    • Carmen M. Rodrigo
      Publicado a las 08:41h, 06 febrero Responder

      ¡Hola Conchi!

      Toda la razón. Es fundamental tener claro el objetivo de tus newsletter y también saber a quien se las estás enviando.

      Y, por supuesto, la parte visual juega un papel muy importante. Diseño + contenido son la combinación perfecta para una buena newsletter 😉

      Un abrazo grande

  • Beatriz Moure
    Publicado a las 14:55h, 02 febrero Responder

    Wow!! Qué placer estar en este recopilatorio.

    La verdad es que sí, todo eso es muy importante y como dice Conchi e Irene la firma empieza a ser imprescindible y más en negocios unipersonales.

    Un fuerte abrazo,

    B.

    • Carmen M. Rodrigo
      Publicado a las 08:42h, 06 febrero Responder

      ¡Hola Bea!

      La reina del email marketing no podía faltar aquí 😉

      Gracias por pasarte y por tus consejos!

      Un abrazo grande

  • Marta Falcón
    Publicado a las 09:59h, 03 febrero Responder

    Oh, gracias por incluírme en el post!! TOdo un honor 🙂 Muy buenos consejitos!! Un besazo

    • Carmen M. Rodrigo
      Publicado a las 08:43h, 06 febrero Responder

      ¡Gracias a ti, Marta!

      Tus newsletters son oro puro <3

      Un abrazote

Publica un comentario